Páginas vistas en total

lunes, 27 de agosto de 2012

A propósito de "Ángeles en América" de Tony Kushner


"Ángeles en América" de Tony Kushner, me hace reflexionar en cómo el artista pare su obra en la medida en que se acuesta con sus fantasmas y se permite ser fecundado por una verdad, su verdad.


Entiendo la verdad de cada artista como aquello que se nos devela ante una realidad que golpea el universo sensible que nos contiene. Kushner no sólo se queda en el mero argumento (qué sucedió tras la llegada del VIH en Nueva York, y cómo éste se hospedó en muchos cuerpos), él profundiza en realidades políticas, sociales, culturales y religiosas; las pone en diálogo a través de personajes vivos que abrazan la luz y oscuridad que lo toca como individuo.

Los personajes causan empatía porque luchan con obstáculos que trascienden su verbo, es decir, con su herencia religiosa, política, familiar, social y racial… en fin, con el origen que nos forja desde lo más particular a lo más universal. Puede sentirse cómo los personajes no actúan solos, actúan con su pasado (que siempre está presente).

Ahora entiendo “el actor nunca está solo en escena”, el actor siempre estará acompañado por su origen, por sus universos; y no subestimar esta compañía le da un lugar a la verdad. Como actor o dramaturgo, el artista en general, siempre hablará con mil ecos que acompañan a su palabra.

Fernanda Godoy.

Agosto 2012.

No hay comentarios: